Índice

 

Nuestros recuerdos de primaria

Todo empezó un día de Septiembre de 1975, cuando por cosas del destino nos encontramos en el mismo salón de clase, era nuestro debut en la vida estudiantíl, ya asistíamos al colegio, motivo de orgullo para nuestros padres y de curiosidad para nosotras. Así empezaron ésos años lindos de nuestra vida:

Todo para estrenar, uniforme, maletín y lonchera.

11


 

 

Las tiernas lágrimas de algunas de nuestras compañeras al separarse de papá y mamá.Los consejos de las religiosas para los preocupados y nerviosos padres de familia: “es cuestión de tiempo, con el paso de los días se acostumbrará”.

1

 

 

La imagen del patio principal del Claustro de la Encarnación donde quedaba nuestro salón de clase 1

 

 

 

 

Los arcos de entrada a la capilla con su par de peldaños, el sitio ideal para reunirse con las amigas durante la hora de recreo. Las carreras para tomar posesión de los arcos, no solo se trataba de velocidad sino de astucia, no faltaban los “pequeños disgustos” con las niñas “más grandes”, empujones, amenazas, cruce de palabras, etc había que tener temple para no dejarse quitar el sitio. 1

 

 

 

 

Las grandes escaleras a los costados del patio principal que solíamos utilizar como improvisado tobogán gracias al uniforme, su gruesa falda amortiguaba el roce y nos permitía sortear las ondulaciones de las gradas y su lustrosa superficie.

Los amplios corredores del patio principal, donde tantas veces acampamos para compartir tiempo con nuestras nuevas amigas.

1

 

 

 

Experimentamos el típico proceso de admiración de “menor a mayor” . Las “gran1des” por definición eran todas aquellas niñas que fueran un curso más adelante. Las mayores, eran por tanto objeto de observación minuciosa, sin que ellas se percataran siquiera de nuestra existencia. Este proceso nunca ha funcionado a la inversa, no digo que sea la regla universal pero las excepciones deben haber sido muy pocas.

Era curioso lo distantes y atemorizantes que podían resultar las “alumnas” de bachillerato, que por aquel entonces parecían demasiado grandes para estar en los salones de clase.

Los nombres de Sor Bárbarita Caicedo, Directora del Colegio, sor Tony Aldana y Sor Leticia Sánchez las más populares entre las alumnas del bachillerato. La simpatía de Sor Tony era tan amplia como su sonrisa.

La campana de bronce colgada en el segundo piso del patio principal que marcaba el cambio de hora y el fin de la jornada. 1

 

 

El patio auxiliar, con su piso de piedra y su fuente, cuando llovía solía convertirse en el punto mas peligroso para transitar, más de una de nosotras aterrizó con gracia y garbo al tratar de atravezarlo a la carrera.

1

 

 

El mini-teatro que se encontraba entre el patio principal y el auxiliar, con su tarima1de madera, sus cornisas, su telón, donde tantas veces vimos la Mini-Coral interpretando la Sinfonía Inconclusa en la Mar de Piero (en un peñón de la costa, que bate el mar noche y día se reunieron muchos peces a ensayar la sinfonia, el director Peje Rey anteojitos de carey, con batuta y diapasón dio comienzo a la función), con sus vestiditos cortos de color azul claro y sus rítmicos movimientos.

Nuestro espacioso salón de kinder, con su papel tapiz de escenas de circo, sus mesas pequeñas, sillas, libros, juguetes y muñecos.

Amparito Angel y Aydee de Quilindo, las primeras profesoras de nuestra infancia y su cálido recibimiento.

La presentación en público de cada una de nosotras, precedida por la dinámica de reproducir el sonido de la lluvia con nuestras manos, una manita extendida y con la otra golpeábamos suavemente: un dedito una gotita, dos deditos dos gotitas, tres deditos tres gotitas, cuatro deditos lluvia y cinco deditos aguacero (aplausos).

Las primeras rondas y canciones que entonábamos con entusiasmo:

A pulgarcito lo invitaron, a dar un vuelo en un avión
El reloj de Jerusalén que da las horas siempre bien

Los pollos de mi cazuela no sirven para comer

Tengo una muñeca vestida de azul, con zapatos blancos delantal de tul

Estaba la pájara pinta sentada en un verde limón

Hasta el viejo hospital de los muñecos llego el pobre Pinocho mal herido

Debajo de un botón que tenía Martín había un ratón, ton ton ayyy que chiquitín

Arroz con leche me quiero casar con una señorita de la capital

Había un barquito chiquitito, que no podia navegar

Los pollitos dicen pio, pio, pio cuando tienen hambre cuando tienen frio

El puente está quebrado con que lo curaremos, con cáscaras de huevo burritos al potrero

Había una pastora, lara lara larito habia una pastora cuidando un rebañito

Yo tenía diez perritos y uno se perdió en la nieve, no me quedan sino nueve

Tres elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña

En la feria del Maestro Andrés yo compré una motoneta ram ram la motoneta

Sol solecito caliéntame un poquito, por hoy y por mañana, por toda la semana

Cu cu cu cantaba la rana, cu cu cu debajo del agua

Aserrín aserrán los maderos de San Juán, piden pan no les dan piden queso les dan hueso

Mambrú se fue a la guerra, que dolor que dolor que pena

La cucaracha, la cucaracha ya no puede caminar

Juguemos en el bosque mientras el lobo no esta, ¿el lobo esta?

En el puente de Avignon todos bailan todos cantan, en el puente de Avignon todos cantan y yo también

Agua de limón vamos a jugar, y el que quede solo, solo quedará.

Las primeras mini-excursiones en fila india, por orden de estatura y tomando distancia, cogiditas de la mano, para no perdernos.

Las primeras obras manuales: hacer figuras con plastilina, colorear con crayones, lápices y temperas, perforar el contorno de las figuritas con una aguja de punta roma, plegar papel de colores y darle formas diversas para luego pegarlo sobre un fondo blanco, unir puntos para descubrir la figura oculta, trazar la senda del laberinto de principio a fin, dar las primeras puntadas con aguja y lana, recortar figuras con tijeras, etc.

11 1 1 1 1 1

Los primeros cuentos: libros animados de Norma, con figuritas retractiles: de ositos para enseñarnos los números, de princesas y brujas para entretenernos, de formas geométricas para enseñarnos los colores.

1 1 1

Las peleas, tirones de pelo y pellizcos que solían cruzarse algunas de nuestras compañeras por simple antipatía o como una extraña forma de mostrar su descontento.

La elección de las amigas del alma, aquellas que nos acompañarían a lo largo de todo nuestro ciclo estudiantil, aquellas que siempre ocuparon y ocuparán un lugar 1especial en nuestras vidas.

Laprimera foto de kinder, sin aviso previo, rápida e indolora, los esfuerzos inútiles para sacar nuestra mejor sonrisa.

El salón de primero de primaria, en un vértice del patio auxiliar, un rinconcito solo para nosotras. Sin vecinas de otros cursos, silencioso y tranquilo al estar retirado de los corredores del patio principal.

La inolvidable bienvenida de Sor Cecilia Obando, con su hábito negro, su delantal gris y sus mangas falsas a juego. Su dulzura y su gran paciencia, una persona inolvidable que nos enseñó a leer y a escribir.

El corr1edor oscuro que conectaba nuestro salón de clase con el patio principal, la misteriosa puerta de madera que se encontraba en la mitad del corredor a mano derecha, cerrada siempre con llave y sobre la que se inventaban todo tipo de leyendas urbanas, la más común la de una religiosa loca encerrada allí para siempre.

Las bromas y travesuras que se hacían durante el tránsito por el corredor oscuro: empujar contra la misteriosa puerta a la que estuviera más cerca o a quien por desgracia se distrajera un poco durante el trayecto, luego poner patitas en polvorosa……. a correr y tonta la última.

La extensa lista de útiles escolares y la típica frase final: “todo debidamente forrado y marcado”.

Nuestros libros forrados con contac transparente o de colores, los forros de plástico brillante para los cuadernos. 

1 1

Las primeras cartillas de lectura Coquito, Nacho Lee y la Alegría de Leer, con su famosas frases mi mamá me mima, mi mamá me ama, papá fuma pipa, la mesa pesa.

3

Nuestras primeras lecturas, las fábulas de Esopo, Tomas Iriarte, Felix María Samaniego, La Fontaine, las poesías de Rafael Pombo, los trabalenguas, las adivinanzas, los refranes.

1

Los ejercicios de la cartilla de caligrafía Palmer, las planas eternas de roles para soltar la mano, los dichosos circulitos y las lineas consecutivas de arriba a abajo no podían quedar ni muy separados ni demasiado juntos, todo un complique. Y para descansar un poco el abecedario en minúsculas y mayúsculas.

1

1


1

1

Los tableros de doble faz color verde, sostenidos por un marco de madera con patas, una cara lisa y la otra con cuadrícula. Las tizas blancas y de colores, el borrador con mango de madera y fieltro color rojo o negro.

1 1

Las competencias por “sacudir” el borrador y matenerlo limpio, cualquier espacio al aire libre era aprovechado para soltar el polvillo de la tiza.

1

Las planas de frases cortas y de dibujos hechos siguiendo la muestra que se ponía en el tablero. Para la clase de dibujo se empleaba la superficie cuadriculada del tablero, teníamos que hacer los trazos iniciales con lápiz, luego repintarlos con colores, sin salirnos de los bordes y evitando en lo posible los borrones, nada de dibujos desproporcionados, a contar cuadritos en todas las direcciones..

11

Los primeras secuencias de números, las sumas, las restas, los dictados y las previas

11

Las márgenes obligatorias en todos los cuadernos, cuya primera página estaba destinada al nombre de la materia y del alumno, en letra grande y colorida.

Las cajas de colores de 12, 24, 36, 48 y las gigantes de 96, Prismacolor, Magicolor o Carnaval.

1

Los marcadores Faber-castell, las temperas Pelikan, Prismacolor, los lápices Mongol.

1 11 1

Las cartucheras de plástico o de tela, con broche o cremallera. Las carpetas legajadoras con resorte.

111 1

Los borradores de franjas azules y blancas, los delgados bicolores: la parte blanca para lápiz y la gris para tinta, los que parecían un lápiz de labios, con olores de frutas y tapas transparentes y obviamente los mini-borradores que no borraban muy bien pero ejercían a la perfección su papel de objeto decorativo.

111
Las reglas de plástico, las de madera o las metálicas.

1 1 1 2 1

Los sacapuntas de plástico de diversas formas y estilos, los clásicos color aluminio, efectivos y resistentes a los “soplos” que en teoría dañaban el filo de la cuchilla, y que ademas venían con repuesto incluido. Vendrían luego los de formas antiguas color bronce: la imprenta, la estufa, la registradora, el reloj de campanario, etc. Y para finalizar viviríamos el “boom” de los tajalapices de manivela, los mejores para obtener puntas perfectas.

1111


El inigualable Kilométrico, el bolígrafo simpático a precio milimétrico, el azul y el r2ojo, ambos de tapa blanca, ésta última terminaba por lo general mordida y deformada.

Los famosos maletines de cuero color café, con las letras ABC rojas impresas en la tapa con relieves y figuras de animales y frutas. Podían llevarse en la mano o cargarse en la espalda como mochila.

Los disco-cuentos de Disney, con libro y disco de vinilo de 45 rpm que solíamos escuchar en radiolas y tocadiscos. La portada con las instrucciones necesarias para su buen funcionamiento: MIRA las láminas, ESCUCHA el disco, LEE el libro

1111

Las loncheras metálicas o plásticas, termo con tapa de vasito marca Vanyplast y sandwichera a juego.

1

Las melcochas (en barritas ya empacadas o de las que se batian a mano en las esquinas), las gelatinas de pata con su habitual polvillo blanco, la caucha harina o chancarína (maíz tostado y molido mezclado con azúcar), los bom bom bum, las bromas (bolitas de dulce rellenas de chicle con mini-chistes impresos en su contorno) los bombones, los coquitos, los bolones y las gomas de 50 centavos que comprábamos en los carritos de mecato, que se ubicaban frente a Feria del Libro, en la puerta principal del colegio.

1111

 

 

 

Nuestra mesada para el recreo, en la que eran abundantes los billetes de uno, dos, cinco, diez y veinte pesos. Incluso llegamos a utilizar las famosas monedas de 5 centavos acuñada con el gorro frigio en una cara y el número romano en el anverso.

111 1 1

Las hojas individuales de catequesis que se guardaban en una carpeta especial, no sin antes colorear sus dibujitos y rellenar las lineas destinadas a recoger la idea principal de cada clase.

111

Nuestra primera obra maestra de costura y manualidades, el cuadro de Caperucita Roja, con un mechón real de nuestros cabellos, inmortalizado por nuestros padres en doble marco de madera color café.

Los nombre de Edelmira, Mélida Mosquera y Gertrudis Morales, con sus amplias sonrisas, su inigualable amabilidad, su grata compañía, todas unas profesionales del aseo y el orden.

1
El cambio de sede, del Claustro de la Encarnación en el centro de la ciudad al moderno edificio listo para estrenar en el norte. Dejamos así atrás los recuerdos de nuestro querido “Colegio Viejo”.

El nuevo colegio con su pequeña avenida en la entrada, su edificio de ladrillo a la vista, sus tres pisos en el área de bachillerato, el patio principal, la cafetería, el patio salón, los laboratorios de física y química, la sala de proyecciones, el área de primaria construida en forma de L frente a una vasta zona verde.

1El parque automotor, 4 buses, incluyendo toda una reliquia el bus “viejito” con su banca lateral junto al conductor, su palanca de cambios protegida por un montículo semi-curvo al que dábamos múltiples usos: calefactor, mesa, maletero, reposa pies y silla de emergencia. Sus ventanillas estilo guillotina, que nunca cerraban del todo bien.

1Los nombres de Don Elio Plaza, Mario Navarro, Adriano Barco y Alirio Sánchez nuestros queridos conductores, la cara amable de nuestras mañanas, siempre puntuales bajo la lluvia, truenos o relámpagos o bajo un intenso sol. En más de una ocasión fueron el motivo de nuestras improvisadas carreras matutinas, rompíamos cronómetros con tal no perder el bus.


El área administrativa y de tesorería, el salón de profesores, la sala de canto con su lema inolvidable: “Gaviota que ve lejos, vuela alto”.

La máquina de manivela y las formas continúas que empleaba Fanny Sandoval, la tesorera, para expedir los recibos de pago de pensión. El carné de bus en forma de mini-cartilla con sus doce casillas para el sello de pago. Los exámenes en esténcil con su típico color violeta y su olor a alcohol. El mimeógrafo gris, toda una joya en los activos del colegio.

1

El timbre para bachillerato y la campana pequeña para primaria. Cuando se 1rompía la cadena o se desprendía el badajo (dícese del trozo de metal que cuelga dentro de la campana) había que emplear una campana pequeña de mano, la campanera de turno podía guardarla en el bolsillo de su delantal y cuando el reloj indicaba cambio de hora, debía recorrer todos los pasillos del edificio haciéndola sonar.

 

La diferencia de horarios entre primaria y bachillerato, salíamos a recreo 15 minutos antes que las niñas del bachillerato, de esta forma las más pequeñas (kinder y primero elemental) podían comprar con total tranquilidad en la cafetería. Estar en el camino de las mayores era todo un peligro, la desbandada era total. A la hora de salida, primaria lo hacía 15 minutos antes para facilitar la distribución de las más pequeñas en las rutas de bus.

Los desagües del patio principal y de los laboratorios de física y química llenos de piedras de río blancas o grises.

Nuestro salón de 2º elemental, con grandes ventanas y vista hacia el amplio pastizal que rodeaba el colegio en aquel entonces.

El primer costurero para elaborar los individuales de tela a cuadros para el día de la Madre.

1

La celebración de las bodas de Oro del Colegio, 50 Años al servicio de la educación, nuestro debut en público en el Coliseo Cubierto La Estancia bailando la raspa. La edición especial de la revista Eco Salesiano con motivo de las Bodas de Oro.

1




 

 

Nuestras profesoras Zenaida Timaná y Aydee de Quilindo con su habitual amabilidad y gran paciencia.

El uniforme de Educación Física, un vestido blanco con falda de prenses, short bajo la falda, tenis de lona blancos que debían estar inmaculados gracias al kit imprescindible del Griffin en tubo y su famosa esponjita (caja verde). En casos de emergencia hasta la tiza blanca servía para cubrir manchas o marcas de barro.

1
Las clases de matemáticas, español, sociales, ciencias, historia, dibujo, canto y costura: debutábamos entonces en el paraíso de los famosos individuales en tela de cuadros, bordados con hilos de colores marca Ancla.

1

Aprendimos en clase de Sociales con Aydee de donde proviene la palabra Popayán: del nombre del cacique Payán, a quien los naturales del valle de Pubenza llamaban pau Payán, siendo pau una palabra del dialecto que significa mitad o parte. En aquel entonces el territorio estaba gobernado por dos caciques Payán y Calambas descendientes directos del Gran Cacique Pubén. Pau Payán gobernaba la parte plana de clima templado y suave. Pau Calambas gobernaba la parte montañosa y fria. Según la historia que contó el indígena Julumito a los españoles, en Pau Payán se encontraba la ciudad de los tesoros.

1

Las manualidades, tarjetas y flores de papel crepe para el día de la Madre.

11

Los pupitres para dos, las campañas de lija y betún al final de cada curso para dejarlos como nuevos.

1

La distribución de los puestos dentro del salón, el ansia de saber quien sería tu compañera de pupitre. Las más bajas de estatura siempre ocupaban las primeras filas junto a la plataforma del tablero y las más altas siempre en las filas de atrás o en los costados.

La llegada a nuestro curso de una “extranjera”, una niña argentina llamada Karina Bondio Gariotti, que nos acompañó hasta el final del curso.

1Las horas de visita a la gran biblioteca de Sor Rosita, en el tercer piso del área de bachillerato, sus grandes estanterías color marrón, sus múltiples ficheros y ese olor tan característico del papel, el ambiente de quietud y de silencio.


Nuestras jornadas de lectura en la biblioteca, donde disfrutábamos de literatura infantil, en especial los libros de cuentos de Martine y sus inolvidables ilustraciones.

11

Los mapas, gráficos del cuerpo humano, huesos, músculos y sistema nervioso, las eras geológicas de la tierra, etc. Las láminas y ayudas educativas, ordenadas y rotuladas según la materia.

11


 

 

 

Sor Rosita con su aire amable, su delgadez, sus gafas sostenidas en la mitad del tabique, su apacible voz y su magnifica memoria.

El primer festival Salesiano, cuyos fondos estarían destinados a instalar la malla metálica que protegería el perímetro externo del colegio.

El salón de 3º elemental, en el vértice de la L del edificio de primaria, con Sor Aura María González en la puerta para darnos la bienvenida. Su inconfundible cabello rojizo y su piel blanca. Su temple de acero y su inigualable don de gentes.

1

El cuaderno de dibujo, tamaño oficio con página intermedia de papel calcante

Las izadas de bandera en el patio principal o en la cancha de baloncesto, las medallas, las menciones de honor blancas con marco azul y texto preimpreso, bastaba llenarlas a mano. El famoso juramento al pabellón patrio:

¿Juráis por Dios fidelidad a mi bandera
y a mi Patria Colombia,
de la cual es símbolo, una nación soberana e indivisible,
regida por principios de libertad, orden y justicia para todos?
¡SI JURAMOS!
Si así lo hiciereis,
que Dios y la Patria os lo premien.
Si no, que Él y ella os lo demanden".

1 1

Las primeras visitas a la sala de proyecciones, sus cortinas negras, sus sillas con reposa brazos, su cuadro descriptivo de los principales acontecimientos narrados en la Biblia, desde la creación del mundo hasta la Parusía. Un cuadro con versos de Khalil Gibran, que se grabaron para siempre en mi mente y que decía así:

“Tus hijos no son tus hijos, son los hijos de la vida, deseosa de sí misma.
No vienen de ti, sino a través de ti. Y aunque están contigo no te pertenecen.
Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos.
Porque ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes albergar sus cuerpos, pero no sus almas.
Porque sus almas habitan en la casa del mañana,
que tú no puedes visitar ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no busques hacerlos iguales a ti
porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco desde el cual, tus hijos como flechas vivientes,
son lanzados hacia adelante.
Deja que la mano del Arquero te doblegue y lance la flecha hacia el infinito.
Porque, así como El ama la flecha que vuela,
también ama el arco, que permanece inmóvil.”

La preparación a nuestra Primera Comunión, la catequesis, las exposiciones de filminas sobre la vida de San Juán Bosco, Domingo Savio, Laura Vicuña, Santa María Mazarello, Miguel Magote, que a menudo empezaban con el siguiente texto, leído por una voz con marcado acento español: “Producciones Marianas presentan, la vida de Domingo Savio. Entre los miles de alumnos que tuvo San Juan Bosco, el más famoso fue Santo Domingo Savio, joven estudiante que murió cuando apenas le faltaban tres semanas para cumplir sus 15 años y cuyo lema fue “Morir antes que pecar”.

1
1 1 1 1 1

Los libros del Nuevo Testamento Ilustrado, Oremos Juvenilmente, el libro de canto, las pequeñas cartillas con la historia de la vida de los santos del Padre Eliécer Sálesman, Ediciones Paulinas y Ediciones del Apostolado Bíblico Católico.

1 1

Las fiestas de primera comunión con payasos, recordatorios, gallardetes, la piñata y su ansiado contenido: dulces, golosinas, pulseritas, yoyos, relojes, anillos de plástico y todo tipo de mini juguetes. La cantidad considerable de helado y pastel que consumíamos a lo largo del recorrido de fiestas, porque en un mismo día podíamos asistir a más de 3, era imperativo ir a todas.

1 1 1 1 1 1 2 1

Las campañas de salud dental de Colgate, con el famoso doctor Muelitas y su canción: los dientes de abajo se cepillan hacia arriba, los dientes de arriba se cepillan hacia abajo y las muelitas con movimiento siempre circular. Sus kits de limpieza que incluían, un tubo pequeño de crema dental, un cepillo de dientes, un manual de cómo cepillarse y las famosas pastillas reveladoras, de color rosa.

1

Las horas que pasábamos tiradas en el suelo jugando Yas (Jax) y sus diferentes modalidades, de golpecito, de sombrerito, de puentecito, etc.

1

Las palmaditas en pareja mientras cantábamos: el cacique juancho pe pe pe, a la mala cumba, mala cumba, érase un angelito que del cielo bajó.

1

Los juegos del recreo: rayuela, soldado libertador, chispa de aire, el gato y el ratón, el corazón de la piña se va envolviendo, ritmo, de la Habana viene un barco, teléfono roto, gallina ciega, oba coroba cabeza de escoba (haciendo rebotar una pelota contra la pared), la ollita, la lleva (individual y en parejas), estatua, congelado, escondite, cogido, el pescado cao cao, yermi, tingo tingo tango, ahi viene mamá pata pachis! Ahi vienen los patitos pachis, pachis, pachis !! tienes lapiz, lapicero? Tienes tinta en el tintero?

11

 

 

 

La Barbie, su extenso ropero, su esbelta figura y su interminable lista de accesorios: Kent, su casa, su carro, su mascota, su set de maquillaje, etc.

111

Los ringletes, las pompas de jabón (kit completo comprado en las artesanias de Semana Santa) las cometas de plástico o tela, las pelotas de caucho o goma, las bolas de cristal, los carritos en miniatura, las vajillas de plástico, el coche para muñecas, el juego de ollitas de aluminio, los muñequitos de soldados e indios, las patinetas, las cocinitas con sus accesorios, etc eran los juguetes que no podían faltar en ninguna de nuestras casas.

1
1 1 1

11111
11

El gusto por juegos simples como el yo yo, pirinola, balero o coca de pasta, bim bam bola, las pelotas locas, los mini rompecabezas de animales o números, los laberintos con balín.

11111
1

Los tableritos mágicos, los rompecabezas del cuerpo humano, músculos, huesos, sistema nervioso, el mapamundi, el mapa de Colombia, el mapa del continente Suramericano, reglas para hacer dibujos y diseños y demás cositas que solían ofrecernos los vendedores y/o intermediarios en sus visitas de campaña escolar.

11

El sistema solar hecho con bolas de icopor de diferentes tamaños pintadas con tempera, las órbitas modeladas en alambre dulce.

1

Los cojines o tapetes de lana (malla de cañamazo estampado, aguja con gancho y mango de madera, lana de diversos colores) que empezamos con alegría y terminamos con poca emoción.

11 1 1

Las dramatizaciones Navideñas con pesebre en vivo incluido, la novena de aguinaldos y los villancicos de aquel entonces: claveles y rosas, el colibrí navideño, el duraznero, etc.

11

El intercambio de mini-tarjetas de Navidad, con su extenso texto impreso (de: y para:) era asombrosa la cantidad que solíamos acumular, si no recibías ninguna ya podías irte deprimiendo porque habitualmente cada quien recibía al menos un par de ellas.

1

La fabricación de penachos para hacer más coloridas nuestras revistas gimnásticas, a pegar con ega o con goma las interminables tiras de papelillo de colores, cortado en finas tiras.

1 1

Los recreos animados, las carreras de encostalados, los concursos de disfraces, la puesta en escena de Mary Poppins a cargo de Julia Alejandra López y su “Supercalifragilisticoespialidoso aunque al oír decirlo suene enredoso, quien con rapidez lo dice suena talentoso….”

11


Los Buenos Días en el patio salón, la fiesta de San Juan Bosco el 31 de Enero, la fiesta de María Auxiliadora el 24 de Mayo, el mes de las Misiones (Octubre), los 24 de cada mes, la víspera de la Inmaculada, la novena de la Confianza:
1

 

 

 

 

Madre mía de mi vida,
auxilio de los cristianos,
la pena que me atormenta,
pongo en tus benditas manos.
(Ave María)

Tú que sabes mis secretos,
pues todos te los confío,
da la paz a los turbados
y alivio al corazón mío.
(Ave María)

Y aunque tu amor no merezco,
nadie recurre a Ti en vano,
pues eres Madre de Dios
y Auxilio de los cristianos.
(Ave María)

1Las visitas de las Superioras Provinciales y las medallitas de la Virgen que siempre nos obsequiaban, traídas directamente de Roma.



Nuestras primeras exploraciones del maravilloso mundo del significado de las palabras con nuestros diccionarios estudiantiles Sopena, Espasa o Larousse, generales, de antónimos, sinónimos, etc.

1

 

 

 

 

El concurso de muñecas (no Barbies) que se organizaba antes de finalizar el año. En una ocasión resultó vencedora la mía pues iba vestida con el uniforme del colegio, un grato recuerdo.

11

Las actividades extra escolares, nuestros alegres almuerzos al aire libre en el cancha de baloncesto, todo con el indiscutible arte culinario de nuestras madres y abuelas, las degustaciones eran expontáneas todo un cruce de sabores y texturas, inolvidables las arepas que preparaba la mami de Leonor I. y el arroz blanco de la abuelita de Evelyn C.

Nuestro salón de 4º de primaria, Doña Stella de Torres y Sor Evangelina Rubio para darnos la bienvenida, su seriedad, su educación y sus dotes de docentes con muchos años de experiencia. Pero por encima de todo el cálido afecto que nos brindaba a manos llenas Sor Evangelina, como olvidar su sonrisa y sus preciosos ojos claros, su manera de trabajar hombro a hombro con los padres de familia durante los festivales, su entusiasmo abierto y su maravillosa forma de enseñarnos y corregirnos.

1

Las canciones que memorizábamos durante las horas de canto, entre las cuales estaba el pasodoble Feria de Popayán interpretado por Hernán Garcés, padre de nuestra compañera de clase Ma. Andrea Garcés, cuya primera estrofa decía: “El sol naciente detrás de los cerros, dichoso mira la bella ciudad Popayán tu paisaje enamora, es la aurora del gozar”. O aquella de: “ Viva la gente, la hay donde quiera que voy, viva la gente es lo que me gusta mas, con mas gente a favor de gente en cada pueblo y nación, habría menos gente difícil y más gente con corazón” y no podía faltar la Balada del vagabundo: “ Papá, papá ayer cuando jugaba, me encontré a un hombre que miraba, quién es usted? Me dijo: un vagabundo. Papá, qué cosa es un vagabundo? Un vagabundo es un hombre que va siempre de un lado a otro caminando por el mundo, sin ambiciones, sin ansias ni esperanzas, que no es digno de amor ni confianza”.

Los grandes charcos que se formaban con la lluvía en el césped frente a nuestros salones y que en más de una ocasión dejamos secos de tanto saltar en ellos.

1

 

 

 

 

 

La proliferación de juguetes no permitidos: patines, primero los metálicos de correa y luego los super profesionales Chicago Rolling Skates de bota blanca o negra, las barbies, los peluches grandes, etc que eran decomisados y celosamente guardados por las directoras de curso.

111

Las bromas y sustos con el famoso Slime, it’s alive! una masa viscosa con un par de ojos saltones que se escurría entre tus dedos

1 1

El cambio de uniforme para Educación Física, del blanco e inmaculado vestido de prenses pasamos a la comodidad de la sudadera, pantalón y chaqueta color azul oscuro con el cuello blanco, 3 líneas blancas en las mangas y en los costados del pantalón, una camiseta de manga corta y cuello redondo, completaba el nuevo atuendo.

Las divertidas horas que pasábamos saltando lazo (individual o colectivamente) las levantadas de la falda tratando de entrar o salir del juego. La modalidad preferida era el caucho ( a toda velocidad).

11

1El maravilloso servilletero en cerámica que pintamos y barnizamos en nuestras horas de trabajo manual.

Las improvisadas representaciones en vivo de la historia de Colombia durante la clase de historia, la batalla del puente de Boyacá, el grito de Independencia, el florero de Llorente, el discurso de José Acevedo y Gómez, "El Tribuno del Pueblo", que empezaba con:
"Si perdéis estos momentos de efervescencia y calor,
Si perdéis esta ocasión única y feliz,
Mañana seréis tratados como insurgentes.
¡Ved! ¡Los grillos y las cadenas que os esperan!"

El himno salesiano cuya primera estrofa dice: “Estudiante y fiel salesiana, veo mis años dichosos pasar, y en las fuentes de ciencia que brindas, esa sed del saber veo saciar”

Nuestras primeros juegos culinarios, las comitivas o comiditas, que eventualmente incluían comida ya lista para consumir o la bien ponderada mezcla de ingredientes para hacer una torta Quaker, esponjados de frutas con gelatina Royal, ensalada de frutas con leche condensada o la opción más fácil y menos complicada preparar batilado y mientras daba el punto comer galletas limoncitas, rondallas, deditos, polvorosas.

111

Nuestra primera incursión en el mundo del crochet, la primera carpeta en hilo como manualidad del curso.

111 1

Los momentos de indisciplina en clase que siempre daban lugar a regaños, el más fuerte fue el de una profesora, cuyo nombre no logro recordar y de quien vale la pena resaltar el dineral que se gastaba en maquillaje: ¡babosa! le grito a una de nuestras compañeras perdiendo la calma, inmediatamente el salón quedó en silencio, nos quedamos como estatuas, después de darle rienda suelta a su furia, su tono de voz volvió a la normalidad y continuó con la clase como si nada, un susto de película con efectos especiales y todo (lo digo por el maquillaje, obvio).

1Los extensos trabajos sobre las sagradas escrituras, todos mecanografiados y presentados de forma impecable. El más largo fue sobre la vida y obra de Moisés, y quedamos de él hasta el copete.

Nuestro salón de 5º de primaria, Doña Rosalba de Ibarra (q.e.p.d) nos dió la cálida bienvenida, con su fina figura y personalidad abierta logro dejar en nosotros una huella imborrable, a ella le debemos la transición más relevante de nuestro primeros años.

Por fin éramos las “grandes” de la primaria y debíamos comportarnos como tal, teníamos que darle ejemplo a las más pequeñas. Terminábamos asi nuestro recorrido por la famosa L del edificio de primaria, estábamos en último salón, el que estaba más cerca del patio principal.

El viejo uniforme también pasaría a la historia, en plena transición se llevo a cabo el cambio de uniforme, tanto el de diario como el de educación física, al igual que el delantal. Como faltaba tan poco para acabar el año muchas decidimos terminar 5º con el uniforme viejo y dejar el nuevo para nuestro brillante inicio en las aulas de bachillerato, tema que retomaré en mis recuerdos de secundaria.

1Las libretas de calificaciones en formato cartilla, preimpresas en cartulina de color verde, azul o amarillo (tonos pastel), con forro de plástico transparente para protegerla, a la derecha las columnas para las notas (escritas a mano con lapicero azul o rojo dependiendo del rendimiento) y a la izquierda los nombres de las asignaturas. En la parte trasera había espacio para los comentarios de la directora del curso y para la firma de los padres de familia.

 

1Los experimentos maestros de Ciencias Naturales, la germinación de semillas de frijol en un recipiente de vidrio lleno de agua con una capa de algodón a modo de tapa, los complicados herbarios y sus innumerables hojas.

 


Los mapas de Colombia hechos sobre una lámina de madera, las 3 cordilleras hechas en relieve con plastilina, demarcando con banderitas sus respectivos accidentes geográficos.

11

La izada de bandera con la dramatización del descubrimiento de América (indios, carabelas y conquistadores incluidos) o aquella en la cual narrábamos como surgió el nombre de Maria Auxiliadora, cuando el siglo XIX el Papa Pio VII fue puesto en prisión por orden del Emperador Napoleón y al implorar a la Virgen su ayuda para salir del encierro, le prometió decretar una nueva fiesta en su nombre si le libraba de tan penoso cautiverio.

1Nuestro primer juego de Amiga Secreta para Navidad y el mini-acto que preparamos para entregar los regalitos antes de salir a vacaciones de Diciembre, cada una tenían que traer bolitas o adornos navideños para decorar el salón y para el día final una torta, dulces y gaseosas.

Ver a Doña Rosalba no solo en su papel de profesora sino también en el de madre fue bonito para nosotras, sus dos pequeñas hijas Claudia y Norma eran adorables, de cabellos rojizos y tímidas sonrisas solían buscarla en el salón de clase durante el recreo y ella las recibía cariñosamente, demostrándoles todo su afecto con besos y cálidos abrazos.

Formaron también parte de nuestra cotidianidad profesoras que aunque nunca nos dieron clase recordamos con especial afecto: Nubia Cifuentes, Luz Marina Hurtado, Hermelanda Carvajal (a quien cariñosamente llamábamos Mela) y Lucy Fabiola Zuñiga.

1Fuimos la generación de Plaza Sésamo: Alicia, Abelardo, Paco el Gruñon, Beto y Enrique, Archibaldo, Lucas, El conde Contar, la Rana René. Sabíamos de memoria todas sus canciones: “de saber que vendrías te tendría un pastel”, “salí de un cuento y sé contar....buaah....cuento lentamente y también de prisa y sin cortapisa cuento sin parar”, “una de éstas cosas no es como las otras, es diferente de todas las demás, adivina cual es diferente de las otras antes que termine de cantar ”, “alrededor, alrededor, arriba, abajo a través”, “mana mana pati pitipi”, “que frío tengo hoy jamás lo tuve tanto los dientes me castañetean esto es un espanto”. Y los estribillos de sus mini flashes para enseñarnos una letra, un número o una palabra: “quiero cruzar la calle,quiero cruzar la calle.”, “cual es la letra preferida de las pirañañañañas?”, “1,2,3,4,5 a la una a las dos a las tres a las cuatro, cinco”.

Del Libro Gordo de Petete: el libro gordo te enseña, el libro gordo entretiene, y yo te digo contento hasta la clase que viene (la estratosfera, la ionosfera….etc).

1 1

Del Show del Topo Gigio: Julito…y mi besito de las buenas noches? A la camita!

1 1

De Andrea del Boca, Pinina: Santito, donde estás Santito? De Mujercitas (versón colombiana con Nelly Moreno, Helena Mallarino), de Las Aventuras de Tom Sawyer (Ulises Colmenares, Javier Saenz), de Oliver Twist, de la Cabaña del Tio Tom, de Cusumbo (Diego León Ospina).

111

De la Carabina de Ambrosio: con César Costa (Cesarín), Gina Montes la bailarina (tankiu, denankiu), Miss Peggy (si que si), Beto el Boticario, el magazo de la hora cuchi cuchi, la hora chingüengüenchona, Xavier López con sus personajes Chabelo, Guillo el monaguillo, Pujitos el muñeco de Cesarín en su parodia como ventrílocuo. Alejandro Suarez que dio vida a Superman (pipon papas) al Simpatías y su contagiosa risa (ayyy Dios porque me has hecho tan irresistible?) a Vulgarcito con su tosco lenguaje, a Don Severo dándole bastonazos a Chabelo y sus múltiples interpretaciones en la Palabra Canta, Mercado de Lágrimas y la Escuelita.

11 1

De Cepillín y sus canciones, del Show de Capulina, de Que nos pasa.

111

 

 

De Mini Monos con Pepón y Yady Gonzáles con sus mil pecas y su roja melena. De Feliz Cumpleaños Ramo con Gloria Valencia de Castaño: “Feliz Cumpleaños amiguito te desea ponque Ramo”. De Animalandia con Pacheco.

11

De Bugs Bonnie (que hay de nuevo viejo?), Elmer Gruñon, el Gallo Claudio, el Zorrillo de acento francés, el Pato Lucas, Porky, Speedy Gonzalez, Marvin, Sam, el Coyote y el Correcaminos: “Si estando en la carretera oyes un bip bip ten la seguridad que se trata de mi”. Sus nombres científicos: Correcaminos ( Aceleratis Incredibilus) Coyote (carnivurus vulgaris).

1

 

 

 

Del Chavo del Ocho, la Chilindrina, don Ramón, Kiko, doña Florinda, el profesor Girafales, Ñoño, el señor Barriga, la Bruja del 71, Jaimito el cartero, Godines, la Biscabuela, la Popis.

1

Del Chapulín Colorado, sus antenitas de vinil, su chipote chillón, sus pastillas de chiquitolina y su chicharra paralizadora.

1
De Chespirito y sus multiples personajes: Chaparrón Bonaparte en los Chifladitos (sabias que la gente anda diciendo que tu y yo estamos locos Lucas) las peinadas y bofetadas del Botija al Chompiras en los Caquitos, el Dr. Chapatin y su misteriosa bolsa de papel, La Chicharra donde dio vida a Vicente Chambón (Los Rodríguez se meten en unos problemas….pero pobrecitos yo los quiero mucho).

El Show de Cantinflas en dibujos animados: muy educativo joven, muy educativo. Un recorrido a lo largo y ancho de la historia de la humanidad de forma amena y educativa.

11

De Marco y su mono Amenís (en un puerto italiano, cerca de las montañas vive nuestro amigo Marco, en una humilde morada. Se levanta muy temprano para ayudar a su pobre mamá, pero un día la tristeza llega hasta su corazón, mamá tiene que partir, cruzando el mar a otro pais). De Remi y su vida errante junto al Sr. Vitalis y sus perros Capi y Dulce. De Heidi, Candy, Mako la sirena enamorada, de la abeja Maya, de José Miel, de las Fábulas del Bosque Verde, de Banner y Flappy, de Mazinger Z.

11111


Están también en nuestros recuerdos aquellas compañeras que estuvieron con nosotros durante algún tiempo y de las cuales no volvimos a tener noticias:

"Mayito" Oquendo, Ingrid Hurtado, Giovanna Nieto, Mónica Eugenia Clavijo, Rocío Méndez, Olga Regina Zapata, Maria Fernanda Hartman, Maria de los Ángeles Amézquita, Claudia Sánchez, Maria Fernanda Bustamante, Hilda Miriam Diaz, Maria Fernanda López Lindo, Karina Bondio Gariotti, Sandra Hurtado K., Hilde Teresa Quintero, Lorena Bastidas, Janeth Manrique, Mónica Cajiao, Alexandra Valencia, Maria Andrea Garcés, Maria Antonia Collazos Fernández, Mónica Grijalva Gómez, Nelly Cecilia Rivas, Maria Rosa Arias Vallejo, Julia Alejandra López Juárez, Marina Navia, July Fernanda Trujillo, Ana Maria Pacheco, Lilia Maca, Maria Claudia Paredes, Maria Claudia Palacios, Sandra Legarda, Patricia Ruales, Victoria Eugenia Montenegro, Maria de los Ángeles Vásquez, Bertha Isabel Navia, Olga Bolaños, Lucy Stella Balcazar, Ana Maria Castillo, Sandra Liseth Arizabaleta, entre otras. Se que la lista no está del todo completa, he hecho mi mejor esfuerzo tratando de recordar todos los nombres pero a veces la memoria puede traicionarte, si este es el caso pido disculpas por haber omitido nombres y encantada recibiré las correcciones que a bien tengan hacer las interesadas.

Ya para finalizar este ciclo debo anotar que durante estos 6 años de primaria pasamos por todo tipo de música y bailes, desde los tropicales de Afrosound, Hugo Blanco, Latin Brothers, Nelson y sus estrellas, la Billo’s Caracas, Lucho Bermudez, Lisandro Meza, La Sonora Dinamita, los Pico Pico, Los Navidos, Piano Negro, Los Corraleros de Majagual, Noel Petro (Burro Mocho) y muchos más con los que aprendimos a dar nuestros primeros pasos de baile (siguiendo el ejemplo de padres y/o hermanos mayores) hasta el nacimiento del mítico Break-dance, el merengue y el soul de los 80’s. Nos quedan también recuerdos de la gloriosa música disco de Los Bee Gees, Boney M, Donna Summer, Linda Ronstand, Gloria Gaynor, Eruption, Kool and the Gang entre otros. En el capítulo de los bailes, merecen una mención especial los movimientos sincronizados del Chinito Kung Fu que hizo furor a mediados de los 70, un ritmo muy particular en el que se ejecutaban giros de 180 grados mediante saltos,las parejitas se alineaban lateralmente y giraban al tiempo para darse golpecitos cadera con cadera. En mi casa teníamos el disco de vinilo de 45 rpm que en su lado A tenía el Chino Kung Fu y en el B tenía el Ritmo Kung Fu, la letra de las canciones era facilísima se limitaba a los sonidos propios de las artes marciales. No logré rescatar esta joya de la danza entre mis recuerdos de infancia y me quede con las ganas de reproducirlo aquí para ustedes. Tampoco logré encontrar el nombre del grupo que tocaba éstas melodías pero créanme que el baile existió aunque en Internet no haya testimonio que lo confirme. Pero estoy segura de que si le preguntan a sus padres o hermanos mayores, ellos sabrán de que hablo y muy seguramente sonreirán al recordar ese tipo de contoneos, por no hablar de la ropa que se ponían para estar mas acordes con el espectáculo: pantalones bota campana, zapatos de plataforma, melena estilo afro y camisas de cuello ancho o con gorguera. En la misma época hizo furor el Viramundo de Sergio Méndes, otro dato adicional pueden refrescar la memoria musical de los mayores de la casa. A tiempos aquellos tan lejanos y tan pintorescos.

1
Y hasta aquí llegan mis memorias de estos primeros años, si en algo me falto precisión excúsenme, de nuevo reitero que el presente texto es susceptible de modificaciones, al igual que la página siempre estará abierto a nuevos datos, correcciones, ampliaciones y todas aquellas cosas que logren dar una perspectiva mas profunda a las cosas aquí narradas. Así que las invito a colaborar con nuestro Rincón de los Recuerdos, la página y sus contenidos irán creciendo, haciéndose más completos con la ayuda de todas. La historia no la hace una sola persona, es el resultado de una mezcla de anécdotas, hechos y recuerdos de un grupo de personas, que por cosas del destino coinciden en el mismo lugar en el mismo lapso de tiempo. Nada en el Universo sucede por casualidad, todo sucede por una razón y precisamente por eso hoy quiero llevarlas de nuevo a ese instante histórico, pletórico y feliz !